martes, 26 de mayo de 2020

RESEÑAS DE "LA MADRE DEL HÉROE" (38)


Reseña de "Mama bohatera" (Tako-OQO, 2012) en Biblioteczka Apteczka. Pongo el enlace a continuación: 
https://biblioteczka-apteczka.pl/2020/05/18/matka-mama-mamusia/

Mama bohatera, Roberto Malo i Francisco Javier Mateos, przekład Filip Łobodziński, ilustracje Marjorie Pourchet, Wydawnictwo Tako, Toruń 2012 r., ISBN: 978-83-627-3711-6, wiek 5+

Bardzo zabawna i kapitalnie zilustrowana opowieść o nadopiekuńczej mamie, która wyręcza syna nawet w dokonywaniu bohaterskich czynów.
Następca tronu popada w finansowe tarapaty. Po śmierci ojca odziedziczył bowiem nie tylko królestwo z licznymi księstwami i marchiami, ale i spory dług.  Wierzyciel, Czarny Kawaler,  okazał się bardzo niecierpliwy. Młody regent dochodzi do wniosku, że królestwo może uratować tylko rycerz Dick van Dyke. Chociaż Dick van Dycke jest najlepszym szermierzem w kraju, jego  mama jest przekonana, że bez niej synuś na pewno nie da sobie rady na tej niebezpiecznej wyprawie. A w każdym razie, ona załatwi wszystko lepiej i szybciej. Rycerz martwi się, że to trochę obciach zabierać mamusię na misję, ale jak zwykle ulega i ruszają razem, najpierw do królewskiego pałacu (po drodze mama udziela szermierzowi reprymendy, że ma brudne buty i pomiętą pelerynę) a później do Czarnego Kawalera aby wynegocjował rozłożenie długu na dogodne raty. Okazuje się, że rodzicielka miała rację (mama ma zawsze rację:)) i tylko dzięki niej (i jej torebce) Dickowi van Dyke udaje się ocalić głowę króla i samemu ujść z życiem.
Moje dzieci od kilku czytają sobie razem „Mamę bohatera” i zaśmiewają się w głos. Mam nadzieję, że to nic nie znaczy:)
El libro está ilustrado magistralmente por Marjorie Pourchet. 

lunes, 25 de mayo de 2020

RESEÑAS DE "CHICO ÁGUILA" (9)

Yaiza, joven booktuber, reseña "Chico Águila" (Fun Readers, 2019) en su canal de Youtube. Pongo el vídeo-reseña a continuación:

https://youtu.be/s6D70wrTm6I

Adrián es un niño que está ingresado en un hospital. Allí conocerá a unos amigos muy especiales. Sin esperarlo ha sido elegido para formar parte de un grupo de superhéroes y, junto a ellos, luchará contra los peligrosos villanos que asolan el planeta. Por el día es Adrián. Por la noche es… CHICO ÁGUILA.

Aventura, humor y valores en esta nueva novela infantil-juvenil escrita por los polifacéticos Roberto Malo y Daniel Tejero, con las ilustraciones de Bernal. Un libro en el que colaboramos con FUNDACIÓN ALADINA y pretendemos llegar a todos los pequeños y jóvenes que luchan a diario en los hospitales.


Título: CHICO ÁGUILA
Autores: DANI TEJERO, ROBERTO MALO
Ilustrador: J.A. BERNAL
ISBN: 978-84-948413-8-5
Formato: 15X21 cm, tapa dura
Páginas: 176 a todo color
Precio con IVA: 11,95 Euros

Toda la información de "Chico Águila" en la web de la editorial:

domingo, 24 de mayo de 2020

FIEBRE REPOSTERA

“Que la fuerza te acompañe”, me desean mis hijos para que pueda encontrar la harina de fuerza, tan necesaria y tan escasa en estos días extraños. Cuando regreso a casa de la excursión al supermercado, blandiendo triunfalmente los bienes más preciados, mi familia me hace la ola. La cara de satisfacción de mi mujer cuando me ve sacar la levadura en polvo es todo un poema. “Levadura en polvo”, musita, y a mí me suena la mar de excitante. Saco la mantequilla a continuación, y se derrite de pasión. Luego saco dos docenas de huevos (por huevos va a ser), y la cocina se convierte en una fiesta. El azúcar, las pepitas de chocolate, la harina de repostería…, todos los ingredientes sonríen al pensar en el baile que les espera. En honor a la verdad, nuestra fiebre repostera viene de lejos, de muchos meses antes del coronavirus (a.c., para los historiadores). Somos unos adelantados a nuestra época. Por eso nos subleva tanto que los productos que antes se encontraban sin problemas ahora de pronto hayan desaparecido por arte de magia en todos los comercios habidos y por haber. Al parecer, montones de personas se han tenido que ver encerradas en sus casas para descubrir de sopetón las bondades de los bizcochos, las tartas, las galletas y las magdalenas domésticas, y se han lanzado a su producción con todo el ímpetu del mundo. He leído que durante estas últimas semanas se ha llegado a vender un 200% más de harina que en las mismas fechas del año pasado, ahí es nada. Menuda locura, madre mía. Espero sinceramente que luego la gente elimine el exceso de calorías de la mejor forma posible, porque si no mucho me temo que vamos a salir del confinamiento todos rodando (como magdalenas caseras, sí).

sábado, 23 de mayo de 2020

"POSTALES VIAJERAS", MI COLUMNA SEMANAL EN EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

"Postales viajeras", mi columna semanal en El Periódico de Aragón de hoy sábado 23 de mayo.

 Asimismo, podéis leer la columna "Postales viajeras", de Roberto Malo, en el enlace de la web del Periódico de Aragón que pongo a continuación:

https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/opinion/postales-viajeras_1422187.html

miércoles, 20 de mayo de 2020

JORNADA LABORAL DE UN CUCHILLO






soy un cuchillo / un cuchillo grande / ahora estoy oculto / estoy metido dentro de una funda negra / estoy alojado en el calcetín de la pierna derecha de mi dueño / mi dueño me suele llevar encima / mi dueño se separa pocas veces de mí / me utiliza para matar a chicas jóvenes / chicas / chicas jóvenes / aunque no siempre ha sido así / no / depende de cómo le da a mi amo / hace un año me utilizó para matar a viejos ciegos o paralíticos / y a mí no me gustaba / sangre vieja / carne vieja / ahora es mejor / sangre joven / carne joven / mucho mejor / soy el arma que guarda desde hace más tiempo / con él llevo ya dos años / dos provechosos años / antes pertenecía a su hermano mayor / su hermano mayor sólo me utilizaba al ir de acampada / su hermano mayor no mataba a nadie / dejé de ser su cuchillo cuando mi actual dueño me alojó en su garganta / se sirvió de mí para matar a su hermano / ahora se sigue sirviendo para matar a cualquiera / a cualquiera / sí / y no soy su única arma / no / tiene también una pistola / pero no la suele utilizar / es muy escandalosa / yo en cambio soy silencioso y eficaz / ya lo creo / ahora mi dueño me ha sacado del calcetín / presiento que me va a utilizar de nuevo / sí / me quita la funda / ya puedo ver / me quita así las ganas de dormir y me prepara para la movida / me agarra fuertemente del mango / noto sudor en su mano / noto tensión en su mano / vamos por un largo pasillo / hay una luz al fondo / veo un letrero / el letrero indica la dirección de las duchas femeninas / duchas femeninas / qué bien / nos dirigimos hacia allí / las paredes que nos envuelven son blancas / muy blancas / bueno / hemos llegado a las duchas / mi amo mira / hay sólo dos duchas funcionando / rápidamente se decide por una / se acerca con sumo cuidado / poco a poco / el sonido de sus pisadas no se percibe por el ruido del agua / se aferra a la cortina de la ducha con una mano / tira de ella / la cortina se corre / deja ver una preciosa chica desnuda / tiene agua en los ojos y no ve nada / se los seca y mira / mira a mi dueño con pánico / con tanto miedo en su rostro que no puede ni gritar / mira a mi dueño y me mira a mí / no sé quién le da más miedo / mi amo no se lo piensa dos veces / me empuja y me clava con fuerza en su estómago / mi cuchilla lo rasga totalmente / con esa experiencia de tantos y tantos crímenes / la sangre mana en abundancia / mi cuchilla está recubierta de sangre de nuevo / es una sensación agradable / maravillosa / me gusta / me excita / mi dueño deja de agarrar el mango / me suelta / la chica se desploma / es natural / la herida de su estómago es enorme / yo estoy alojado ahí / pero mi amo me agarra duramente del mango y me saca / sabía que no se olvidaría de mí / desde luego / nunca me ha dejado con el cadáver / no soy una simple cuchilla de usar y tirar / soy para siempre / como los diamantes / ojo / la chica de la otra ducha ve el cadáver y grita histéricamente / grita como si nunca hubiera visto un cadáver / mi dueño se sobresalta / mi dueño duda entre matarla o echarse a correr / echa a correr / sale por pies llevándome en su mano / son gajes del oficio / qué se le va a hacer / ya estando lejos se detiene / me limpia con un pañuelo y me da unas palmaditas de agradecimiento / es reconfortante la recompensa después del trabajo bien hecho / sí / mi dueño saca del bolsillo una cuchilla de afeitar / con ella me marca en mi mango una cruz / jesús qué cruz / me tiene harto / siempre igual / no soporto que me raspe / me fastidia el mango / en fin / es su forma de indicar el número de muertos / sí / así es / lleva ya siete víctimas femeninas / siete / un buen número / la pistola en cambio lleva sólo tres muertos en total / tres / está celosa perdida / que se joda / que reviente / que se muera de envidia / sí / parece que el trabajo de hoy ha terminado / mi dueño me mete en la funda / me guarda nuevamente en el calcetín / siempre dispuesto para otro trabajito

"Jornada laboral de un cuchillo" es uno de los 60 relatos de "La sonrisa del león" (Dissident Tales, 2015). El libro está ilustrado magistralmente por Javi Hernández.


martes, 19 de mayo de 2020

CRÓNICA DEL CUENTACUENTOS DE "EL COLGANTE MÁGICO" EN MALLÉN EL VIERNES 13 DE MARZO

Crónica del Cuentacuentos de "El colgante mágico", con Daniel Tejero y Roberto Malo, en el colegio Manlia de Mallén, el viernes 13 de marzo (un día antes del estado de alarma) en El Periódico de Aragón. La noticia en el enlace que pongo a continuación: 
https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/la-cronica-del-campo-de-borja/jornada-festiva-reivindicativa_1421568.html

sábado, 16 de mayo de 2020

"COMO AGUA DE MAYO", MI COLUMNA SEMANAL EN EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

"Como agua de mayo", mi columna semanal en El Periódico de Aragón de hoy sábado 16 de mayo.

 Asimismo, podéis leer la columna "Como agua de mayo", de Roberto Malo, en el enlace de la web del Periódico de Aragón que pongo a continuación:

https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/opinion/agua-mayo_1421284.html

viernes, 15 de mayo de 2020

LA FIESTA






Caminaba por la calle de noche cuando me di cuenta de que iba descalzo. Sí, miré al suelo y vi mis pies desnudos.
Caray, qué despistado estaba últimamente. Ya me había olvidado otra vez de ponerme los zapatos. Sin embargo, no le di demasiada importancia a semejante contrariedad y seguí avanzando sin prisa alguna, sintiendo el frío de la noche en las plantas de mis pies.
No había nadie por la calle.
Dejé de andar.
¿Adónde iba?
Vaya, eso sí que era más preocupante. No recordaba adónde me dirigía.
¿A mi casa? No, mi casa estaba detrás. Iba en dirección contraria.
Miré a la luna llena pidiéndole consejo y la vi botar en el cielo hacia arriba y hacia abajo como si fuera una pelota.
¿Qué le pasaba a la luna? Nunca la había visto tan inquieta.
¿Y qué me pasaba a mí? ¿Estaba borracho? No, no estaba borracho. No había probado una copa desde... ¿Desde cuándo? Vaya, ni me acordaba.
En fin, observé que el semáforo que tenía enfrente estaba verde y crucé.
Y nada más cruzar vi que pasaba por el cruce mi buen amigo Fernando, montado en una gran moto roja.
—¡Eh, Fernando! —le grité desde la acera.
Sin embargo, al mirarlo otra vez me di cuenta de que no era Fernando; era en realidad un tanque, un tanque rojo y enorme.
Giró su torreta y su cañón apuntó hacia el jardín de una casa.
No obstante, al observarlo bien me di cuenta de que no era un cañón, sino dos brazos que llevaban unas enormes tijeras de podar.
Las tijeras cortaron una rosa del jardín, una rosa roja, y vi que las manos pertenecían a un apuesto galán, quien le entregó la rosa al momento a la mujer que lo acompañaba en el asiento de su coche rojo. Después aceleraron, alejándose rápidamente de allí.
Suspiré, seguí caminando por la calle desierta y distinguí una mancuerna en el suelo, a un par de metros. Me acerqué sin pensarlo y la tomé levantándola del suelo sin problemas. Sólo pesaba treinta kilos. Llevaba dos discos de quince kilos, uno a cada lado. Alguien la habría perdido; seguramente, a alguien se le habría caído del bolsillo o algo así.
Sonreí y pensé en imitar a los que levantan pesas. Era algo que no había hecho nunca. La tomé con mi mano derecha y la llevé hasta mi hombro, doblando el codo, y volví a estirar el brazo; así unas cuantas veces.
Pronto noté que mi bíceps estaba creciendo. Sí, todo mi brazo se estaba hinchando. Vaya, no sabía que uno hacía músculos tan rápido. Dejé de levantar la pesa y la volví a dejar en el suelo. Mi brazo derecho estaba tan ancho que parecía una pierna de elefante.
Miré mi delgado brazo izquierdo. No se podía quedar así, muriéndose de envidia de ver al otro. Y cogí otra vez la pesa del suelo, esta vez con la izquierda, y empecé a hacer bíceps rápidamente, parando al quedarse el brazo izquierdo hinchado como el derecho. Luego dejé la pesa en el suelo. Con suerte, su dueño volvería a por ella.
Volví a mirar al cielo, en busca de la luna, y vi que ya no estaba (seguramente habría conseguido dar un gran bote y salir de su órbita); ahora, en su lugar, había varias nebulosas y auroras boreales preciosas llenando el cielo con sus tonos rojos, naranjas, verdes, azules, amarillos y morados.
Era una imagen hermosa, pero de pronto las nebulosas se esfumaron y se precipitaron sus cenizas sobre la tierra.
¿Habían sido fuegos artificiales? No, no, desde luego que no. Habían sido nebulosas, nebulosas de colores.
Me encogí de hombros y seguí caminando.
Entonces una enana salió de un callejón oscuro y vino hacia mí.
Al verle el rostro, me estremecí. Su cara era horrible, asquerosa; la tenía poblada de granos morados y de cicatrices rojas; tenía el pelo lleno de barro y, al sonreírme, pude apreciar sus dientes negros.
Di un paso hacia atrás, muerto de miedo. Mis brazos se deshincharon, volviendo al tamaño original sin duda del susto.
—Hola, muchacho —me saludó con voz gutural, acercándose.
No dije nada. No podía decir nada.
—Hay una gran fiesta esta noche. Debes venir.
—No... no puedo —acerté a decir.
—Debes venir —repitió—. Será una fiesta maravillosa. Habrá vírgenes para sacrificar y niños sabrosos para devorar —dijo sonriendo lóbregamente y cayendo baba viscosa de sus labios agrietados.
—No, no... —dije caminando hacia atrás.
—¿Tienes miedo? ¿Por qué? ¿Acaso te doy miedo?
No tuve que responder. Mi cara asustada respondía sin abrir la boca.
—¿Te da miedo mi cara? —dijo riendo—. Pero ¡si es sólo una careta!
Y, dicho esto, tomó sus asquerosos cabellos y tiró de ellos quitándose así su horrible máscara.
—Ésta es mi cara auténtica —reveló.
La contemplé, a punto de gritar. Tenía toda la cara quemada, un ojo encima del otro, la boca en un lado y no había nariz, sólo un gran hueco en el centro.
—Dios... —dije observándola con repulsión, sin poder apartar la vista de su rostro demacrado.
—¡Es otra máscara! —bramó riendo, y se la quitó rápidamente con una mano.
Miré con asco su nueva cara, la que se escondía debajo de sus dos anteriores máscaras; tenía que ser otra máscara, desde luego: era de color verde, con cortes por todo el rostro de los que salían lenguas rojas diminutas, como serpientes, y no había ojos, sólo dos agujeros de los que salían dos lenguas rojas más grandes que las demás, y también de su boca salía otra lengua, que parecía la madre de todas.
—Ésta es mi cara —dijo la enana—. Y ya no hay más máscaras.
No parecía mentir.
¿Cómo podía tener un rostro así? ¿Quién era ella?
Sin esperar una respuesta, di media vuelta y me eché a correr.
—¡Eh! ¡Debes venir a la fiesta! —gritó al momento, echándose a correr tras de mí—. ¡Debes venir!
Lanzaba sus palabras con fuerza. Me golpeaba duramente con ellas en mi espalda, como si fueran piedras. Yo entretanto corría tan rápido como podía; tenía que alejarme a toda costa de aquel demonio.
—¡No puedes faltar a la fiesta! —gritó detrás de mí acercándose cada vez más.
Maldiciéndola, seguí corriendo a todo correr, pensando que ella era tan sólo una puta enana y que no podría seguir el paso de mis zancadas, pero la muy miserable iba pegada a mis talones como si fuera mi sombra.
—Ven a la fiesta, por favor —me susurró con una voz con la que no hubiera convencido ni a un niño sordo.
Mierda. Quise gritar que se fuera, que me dejara, que se muriese y si ya estaba muerta que se volviera a morir, pero no podía, no podía decir nada: mi propia respiración me estaba ahogando; corría con mis últimas fuerzas.
A lo lejos vi mi casa. Tenía que llegar, tenía que llegar a ella cuanto antes.
Sin embargo, la enana parecía que me fuera a atrapar de un momento a otro con sus cortos y horribles brazos.
¡Jesús!, quería correr, quería volar hasta mi casa, pero no podía, no podía. El tiempo pasaba despacio, terriblemente despacio, como si caminara sobre una tortuga muerta. Mi cuerpo se movía a cámara lenta, a cámara lentísima, y yo quería acelerar mis movimientos pero no podía, me era imposible; el aire era sólido, a veces líquido, y yo tenía que apartarlo a duras penas con mis brazos, rasgándolo con mi cuerpo. Asimismo, mis piernas no tocaban el suelo, estaba como suspendido en el aire, dándome impulso con las puntas de los pies, a una pierna como un bailarín; y veía por el rabillo del ojo cómo la enana se echaba sobre mí, y yo la esquivaba echándome hacia mi casa. Pero mi casa parecía alejarse cada vez más, parecía escaparse de mí, hacia el infinito. Pero yo tenía que llegar hasta el infinito si hacía falta; tenía que llegar.
—Tienes que ir a la fiesta —me repitió la enana de nuevo, como si yo no la hubiera oído todavía.
Giré entonces mi cabeza y vi cómo las serpientes rojas de su cara salían hacia mí, alargándose.
Grité horrorizado, pero ni yo mismo me escuché. Los sonidos, los ruidos, habían desaparecido. No se oía nada, absolutamente nada, ni siquiera nuestras pisadas, ni siquiera nuestra respiración; estaba dentro de una película muda de terror.
Pero me acercaba a mi casa. Corría más rápido que mi casa.
Y la enana seguía pegada a mi espalda, como un monigote en el día de los inocentes.
¿Sería todo esto una broma?
No, no podía serlo. Era una pesadilla, una pesadilla horrible.
De pronto sentí que mi cuello era mordido por varios sitios, sintiendo un mal rojo, un mal de serpiente. No tenía que volverme; sabía perfectamente lo que me estaba mordiendo en el cuello.
No obstante me volví, y le di un fuerte puñetazo a la enana en toda la cara, aplastándose contra su rostro sus serpientes asquerosas.
Cayó al suelo sorprendida, conmocionada, y cayó redonda. No se levantó.
Y yo me eché a correr hacia mi casa, que ya la veía casi tan grande como era en realidad.
Llegué rápidamente, saqué las llaves y abrí la puerta.
Y al entrar y ver las horribles personas que había dentro me di cuenta de que la fiesta se celebraba en mi casa.


"La fiesta" aparece en "La luz del diablo" (Mira, 2008), libro de relatos de Roberto Malo. 

sábado, 9 de mayo de 2020

"EL CUENTO DESCARTADO", MI COLUMNA SEMANAL EN EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

"El cuento descartado", mi columna semanal en El Periódico de Aragón de hoy sábado 9 de mayo.


 Asimismo, podéis leer la columna "El cuento descartado", de Roberto Malo, en el enlace de la web del Periódico de Aragón que pongo a continuación:

https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/opinion/cuento-descartado_1420513.html

Y hoy salgo en la portada. ¡Nos vemos!

jueves, 7 de mayo de 2020

MALAVIDA EN EL CÓMIC BARCELONA


Este finde se habría celebrado el Salón del cómic de Barcelona, pero como se ha cancelado por el dichoso virus, los malavideros hemos montado esta promo: durante los días 8, 9 y 10 de mayo, comprando tebeos a través de nuestra web entras en el sorteo de dibujos originales de sus autores. Y como siempre, con GASTOS DE ENVÍO GRATIS y un ejemplar de la revista Malavida de regalo. ¡Ya estás tardando! #malavida_BCN2020

En mi caso sorteo tres dibujos originales pintados a mano tamaño DINA5 de Harley Quinn, Modok y El hombre topo.
Pero también podéis conseguir originales de mis compañeros Carlos AzagraEncarna RevueltaLuis Orús GraciaMiguel Angel HernándezDani García-NietoKalitos Nou GuzPorrero Medieval,...
Solo tienes que entrar en https://www.asociacionmalavida.com/tienda



 y elegir lo que más te mole. Hay mandanga de todo tipo así que fijo que encuentras algo que te guste.

¡Y de paso echas una mano a una editorial independiente en estos tiempos que corren, que nunca está de más!
¡A tope!

martes, 5 de mayo de 2020

"LA MADRE DEL HÉROE", NARRADA EN POLACO

La versión en polaco del libro ilustrado "La madre del héroe", "Mama bohatera" (Tako-OQO, 2012), escrito por Roberto Malo y Francisco Javier Mateos e ilustrado por Marjorie Pourchet, es narrado hoy martes 5 de mayo en Youtube. Pongo el enlace a continuación: 

https://www.youtube.com/watch?v=RI4O97t6Xv8

Wojewódzka i Miejska Biblioteka Publiczna w Gdańsku w ramach programu #gdanskczyta zaprasza do czytelni on-line, w której autorzy oraz aktorzy trójmiejskich teatrów czytają książki dla dzieci i fragmenty wybranych tytułów związanych z Pomorzem wydanych w 2019 roku. Do współpracy przy projekcie zaprosiliśmy aktorów z Teatru Wybrzeże i Teatru Miniatura z Gdańska oraz Teatru Muzycznego z Gdyni.

„Nie możemy się teraz spotykać, ale możemy czytać. A książka jest zawsze spotkaniem: autora z czytelnikiem albo komentatora i z autorem, i z czytelnikami. Pomyśleliśmy w Wojewódzkiej i Miejskiej Bibliotece, by właśnie na złość kwarantannie spotykać się on-line i czytać książki. Te dla dzieci, nudzących się w domach, oraz te, które ukazały się na Pomorzu w minionym roku. A wydano ich ponad 500. Jest w czym wybierać.” - Jarosław Zalesiński, dyrektor Wojewódzkiej i Miejskiej Biblioteki Publicznej w Gdańsku.
Nagrania w ramach wideo czytelni publikujemy o godzinie 15.00 we wtorki oraz w piątki. Dzisiejszy film jest ostatnim poświęconym literaturze dziecięcej. W kolejnych odcinkach skupimy się na fragmentach książek napisanych przez lokalnych autorów lub takich, które dotyczą Gdańska i Pomorza.
„Zabawna książka obrazkowa otwierająca oczy na zagadnienie wolności osobistej dziecka. Historia o nadopiekuńczej, acz uroczej mamie wielkiego bohatera. Temat podejmowany nieczęsto, a przecież za każdym bohaterem stoi jego mama. Choć historia wydarza się w bajkowych czasach, w odległym od naszego świecie, z bohaterami baśniowymi (rycerz, ogr), problem (negocjacja rozłożenia długu na raty) oraz mama – są z naszej rzeczywistości. Współcześni rodzice odnajdą w książce siebie. Walczące o niezależności dzieci – również.”
W dzisiejszym odcinku Andrzej Żak, aktor Miejskiego Teatru Miniatura czyta książkę pt. „Mama bohatera”. Autorami opowieści są Roberto Malo i Francisco Javier Mateos, a przepiękne ilustracje do niej stworzyła Marjorie Pourchet. Wybór i opis książki - Justyna Sawicka z Miejskiego Teatru Miniatura w Gdańsku.

lunes, 4 de mayo de 2020

"UNA MIRADITA AL FUTURO", RELATO DE ROBERTO MALO, EN DIVERSAS PLATAFORMAS

Un hombre dudaba entre casarse o no con su novia, con la que llevaba ya seis primaveras. Para hacerse una idea le pidió a un adivino que le mostrase en su bola de cristal cómo estaría ella al cabo de dos años. La bola reveló una imagen de su novia con al menos treinta kilos de más.

Ante semejante visión, el hombre decidió abandonar a su esbelta novia, y ésta, desesperada, sintiéndose morir, empezó a comer y comer como una loca.



Este relato, "Una miradita al futuro", de Roberto Malo, apareció por primera vez en la antología "Galería de hiperbreves" (Tusquets, 2001), y estos días de confinamiento he descubierto que ha sido narrado en diversas plataformas. Grandes voces lo han tomado y lo han narrado magistralmente. Mil gracias a todos.

El gran Luis Trébol en Quédate en casa. 

Una nueva tríada de microrrelatos para adultos en la voz de nuestro colaborador Luis Trébol.
Siempre hay una disculpa para salir a beber, de Jesús Alonso. Todos Los Epílogos Conducen a Uno, de Eugenio Mandrini. Una miradita al futuro, de Roberto Malo.
Queremos que tu estancia en casa por culpa del Coronavirus se haga lo menos tediosa posible.
Por eso cada día a las 2020h CET, y hasta que consigamos ganar la batalla al virus, te regalaremos un poco de voces y músicas en forma de relato sonoro para que te relajes, compartas y escuches en compañía o solo, pero SIEMPRE EN TU CASA.
El enlace a continuación: 
https://anchor.fm/resonar/episodes/QUEDATEENCASA--Cuentos--Historias-y-Mitos-para-escuchar--3-Microrrelatos-para-adultos--III-ecf1p6


Alicia Guzmán Zaragoza narra "Una miradita al futuro" en Libro Club Huitzilin Faros Indios Verdes. Pongo el enlace a continuación:  https://upload.latest.facebook.com/FAROIV/videos/698739354208621/?v=698739354208621


Lo puedes escuchar en Youtube también. 


Gloria Ávila Dorador Cuentera de la Tabacalera cuenta "Una miradita al futuro" con muchísimo arte en Facebook. Pongo el enlace a continuación: 
https://www.facebook.com/gloria.aviladorador/videos/2931091930271970/

¡Mil gracias a todos!



"Una miradita al futuro" es uno de los 60 relatos de "La sonrisa del león" (Dissident Tales, 2015). El libro está ilustrado magistralmente por Javi Hernández.

domingo, 3 de mayo de 2020

"CONFINADOS Y ENAMORADOS", RELATO EN EL HERALDO DE ARAGÓN

"Confinados y enamorados", relato de Roberto Malo, aparece hoy domingo 3 de mayo en El Heraldo de Aragón, en la sección Cuentos contra el virus. Mil gracias a Antón Castro. Lo puedes leer pinchando en la imagen o en el enlace que pongo a continuación: 

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/05/03/confinados-y-enamorados-un-relato-de-roberto-malo-1372755.html


Ilustración de Víctor Meneses.

Tuvieron suerte. A Eva y Miguel les pilló la pandemia cuando acababan de dar el paso de vivir juntos, tras unos cuantos meses de relación. Si les hubiera tocado estar solos, separados, hubiera sido muy duro para ambos; son jóvenes, están enamorados, y lo cierto es que un confinamiento une mucho. Al haberse quedado los dos sin trabajo, aprovechan para leer un montón, ver películas y series, cocinar toda suerte de recetas y hacer el amor a todas horas. Una noche, Miguel le comenta que se entienden muy bien en la cama, y que tendrían que pensar en sacarle provecho, dada la situación. “¿Cómo?”, pregunta ella sin comprender. “Bueno”, carraspea él, “he leído que ahora los vídeos porno caseros se cotizan muy bien. Como la industria profesional ha caído…”. Ella abre los ojos como platos. “¿Me estás proponiendo un porno?”. “Sí, con el móvil, una cosa sencilla. No pongas esa cara. Podríamos grabarnos por probar, como un juego, solo para nosotros. Tranquila, seguramente no daremos en pantalla y no quedará nada sexy…”. “Me parece una idiotez”, opina ella, extrañamente picada, “pero hagámoslo, venga, para echar una risas. Así verás la cara que me pones”. Y esa misma noche lo hacen. Se graban entre risas, dudas y besos. El resultado, técnicamente, es muy cutre. Pero Miguel alega que los vídeos caseros tienen que ser así, nada profesionales. Si la iluminación o el sonido no son muy allá, casi mejor. Más realista si cabe. Eva frunce el ceño, no se acaba de ver bien. “Creo que en algún momento sobreactúo”, señala. “Pero si estás genial”, asegura Miguel. “No, no. Puedo hacerlo mejor. Mañana nos volvemos a grabar otra vez. Pero solo para nosotros, ¿eh?”, sonríe ella, “Mi culito no quiero que lo vea nadie más que tú”. “Vale, vale”, asiente Miguel, encantado. Se graban de nuevo, y esta vez se les nota más sueltos, menos pendientes del móvil, menos agarrotados en los cambios de postura, dejándose llevar por lo que les va pidiendo el cuerpo y la situación. Cuando acaban, se dan una buena ducha y tras descansar y reponer fuerzas deciden ver el resultado. “Jo, doy bastante pena físicamente”, se sincera Miguel al contemplarse, “¿Crees que debería hacer pesas?”. “Déjate de pesas, presumido. Ya te daré yo ejercicio, ya”, replica Eva sin dejar de mirar la pantalla. “Tú en cambio estás buenísima”, apunta él, maravillado, “Me excita mucho verte en vídeo, que lo sepas. Y al natural, claro, aunque eso ya lo sabes”. “Me encanta que te guste, amor. Eres un sol. Cuando acabe el confinamiento y andes solo por casa, tienes mi permiso para verte nuestros vídeos”, deja caer ella guiñándole un ojo. Y se siguen grabando, disfrutando tanto en la grabación como en el posterior visionado. Tras cada sesión, se les ocurren ideas nuevas para futuras escenas. “Prueba a dejar el móvil más cerca, sobre la silla”, señala ella en un plano, “Creo que queda mejor que se nos vea en grande, aunque sea parcialmente”. Van mejorando poco a poco a nivel técnico, aprendiendo a utilizar los encuadres más claros según lo requieran las diferentes posturas. También se superan a nivel argumental, ensayando diálogos y situaciones pícaras y divertidas. Los dos se ven cada vez más libres y experimentados, y los vídeos lógicamente tienen un mejor acabado. Sin embargo, siguen sin colgarlos. Quién sabe, tal vez si la situación de confinamiento se alarga demasiado y se ven muy necesitados económicamente, Miguel y Eva se replanteen lanzar sus vídeos para ganar un dinero desde casa. En cualquier caso, de momento siguen grabándose y viéndose. En el encierro, todo el mundo ve series y películas. Ellos también, por supuesto, pero su serie favorita la producen ellos mismos.


sábado, 2 de mayo de 2020

"ENCUENTROS EN LA 2ª FASE", MI COLUMNA SEMANAL EN EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

"Encuentros en la 2ª fase", mi columna semanal en El Periódico de Aragón de hoy sábado 2 de mayo.

 Asimismo, podéis leer la columna "Encuentros en la 2ª fase", de Roberto Malo, en el enlace de la web del Periódico de Aragón que pongo a continuación:

https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/opinion/encuentros-2-fase_1419795.html

La columna en papel.