miércoles, 1 de septiembre de 2010

SUEÑOS CON KING KONG

Tras tener varios sueños eróticos con King Kong, la mujer, algo turbada por la experiencia, busca una interpretación de semejante desvarío. Un día, por fin, cae en la cuenta: está enamorada del portero de la discoteca a la que va.

12 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Jejejejeje... tengo un amigo que trabaja de portero en ujna discoteca en sus ratos libres. Le hará mucha gracia tu relato. A mí me lo ha hecho.

39escalones dijo...

Es que la resaca de Anís del Mono es mu mala...

roberto dijo...

Ay, los porteros de discoteca, Marcos, esos grandes olvidados...

roberto dijo...

Hola, Alfredo, los sueños etílicos es lo que tienen...

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Espero que no exija que se depile.

roberto dijo...

¿Quién se tiene que depilar? ¿King Kong o el portero de discoteca?

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Lo decía por kinkón.

roberto dijo...

Ah, es que con estas cosas nunca se sabe...

Manchas de tinta dijo...

Creí que a las mujeres les gustaban los metrosexuales. Saludos señor Malo.

roberto dijo...

No, los metrosexuales, creo, les gustan a otros metrosexuales.

VERONICA LEONETTI dijo...

No será que quiere sentirse protegida la pobre? Eso es puro instinto de supervivencia!
Estoy de acuerdo con tu postura sobre los metrosexuales, Roberto.

roberto dijo...

Hola, Vero, seguro que así se siente protegida, desde luego. Tienes toda la razón.