sábado, 24 de diciembre de 2011

EL ÁRBOL NECESITA REGALOS



El pederasta estaba inconsciente, desnudo, atado y amordazado en una silla del salón en penumbra. Cuando abrió los ojos, vio la silueta de la joven que lo había dejado sin sentido, recortándose contra las luces de un gran árbol de Navidad.
-¿Ves el árbol, cabrón? –señaló ella, y él tragó saliva, reconociendo la voz (ahora algo más grave y amarga, con muchos más años y experiencia)-. Es bonito, ¿verdad? –sonrió ella maliciosamente, y mostró unas enormes tijeras de podar-. Sólo le faltan las bolas…

10 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Joder que bueno JAJAJAJA Hay que decorar ese árbol, por supuesto. Un abrazo!

roberto dijo...

¡Felices fiestas, Marcos!

Teresa Sopeña dijo...

Se ve que la navidad te inspira...
A mí, en cambio, me pone pocha y me deprime...
De todos modos, celebro que tus relatos navideños sean pelón transgresores.
Besetes y felices... eso.

roberto dijo...

Ya, la Navidad es lo que tiene, Teresa. En cualquier caso, que tengamos salud. Un besazo.

Manchas de tinta dijo...

La Navidad es tiempo para reencontrarse con las personas que no ves hace tiempo...para desgracia del pederasta. Un relato con dos pelotas, si señor.

roberto dijo...

La Navidad es buen momento para reencuentros, Manchas, es cierto. ¡A disfrutar mucho estos días!

VERONICA LEONETTI dijo...

Auch! qué bueno!

roberto dijo...

Me alegra que te guste, Vero. Le tengo cariño a esta historia.

39escalones dijo...

Imbuido de espíritu navideño, sí señor.

roberto dijo...

Es un buen momento para ajustar cuentas...