miércoles, 23 de febrero de 2011

"LOS VIEJOS PAPELES", DE DAVID G. PANADERO

David G. Panadero, creador de la Revista Prótesis, irrumpe como novelista por la puerta grande. Aprovecha sus extensos e intensos conocimientos de la novela popular española para ofrecernos una mirada nostálgica pero nada complaciente al mundillo de las novelas de quiosco. Resulta reveladora la cita que abre el libro:

Las apuestas están altas.
Hay quien por menos vende el alma.
Ahora ves las cosas claras.
Yo aún no.

091
Este es nuestro tiempo

No una cita de algún ilustre novelista, no. Sino una estrofa de ese gran músico que es José Ignacio Lapido, letrista y guitarrista de 091 y vocalista en solitario desde hace unos cuantos años. Sin duda sus letras resultan muy literarias, llenas de atinadas metáforas, pero claro, hace letras de canciones, no se le puede considerar un escritor serio. De eso va en el fondo “Los viejos papeles”. De gente que escribe, que tiene mucho oficio, pero que no son considerados como escritores respetables. Hablamos de los escritores de bolsilibros de la posguerra, autores como Silver Kane, Keith Luger o Clark Carrados, que tenían que disfrazar sus nombres bajo una sonoridad anglófila. Estos autores publicaban novelitas (“aceptando unas condiciones de trabajo espantosas”) que cabían en el bolsillo de una camisa. Como es el caso de la novela que nos ocupa, que rinde homenaje a estas publicaciones hasta en el formato. Y en la portada, con una evocadora ilustración de Felideus, reflejada en el interior del libro cuando se habla de la novela “Yo, la ejecutora”: …”ya empezaba a imaginarme cómo podría ser la portada: en primer término, aparecería Violent Vicky con una pistola. Resultaría una imagen muy atractiva, e incluso erótica. Y para rematar la faena, además de empuñar el arma, tendría que salir fumando de manera sensual, como sólo lo saben hacer las mejores. De fondo veríamos la ciudad de Nueva York”…
Arturo Iglesias, el protagonista de la novela, es un joven periodista de vida laboral errática. De la mano del viejo escritor Mateo Duque (de seudónimo Matt Duke), profundizará en un enigma literario que le dará más respuestas de las que estaba buscando. Como telón de fondo, el Madrid de los tiempos de Franco, los sindicatos y los intentos de convocar una huelga general…
“Los viejos papeles es la novela pulp de los sentimientos”, según Juan Salvador López, librero de Estudio en Escarlata (que tiene un cameo en la novela, por cierto, como Salvatore Scarlatti), y el crítico Luis de Luis la califica como “la combinación definitiva de Dino Buzzati y las películas de Sergio Leone”.
Puestos a comparar (por sus casualidades, coincidencias, juegos metaliterarios, la figura del padre, etc), a mí me ha recordado a las mejores novelas de Paul Auster. Es un emotivo melodrama, perfectamente escrito y estructurado, al que no le falta ni le sobra ni una coma en sus escasas 160 páginas. Me encanta cómo firma el autor el final de la novela:

23 de Febrero de 2009.
Quién me iba a decir que acabaría
esta novela
en tan emblemática fecha.

David G. Panadero

Con este libro inicia la editorial NGC ficción! el número uno de su colección de bolsillo, Pequeña NGC. Y desde luego, “Los viejos papeles” es una pequeña joya.

En la fotografía, David G. Panadero retratado por Cristina Valentín.

12 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Apuntada la sugerencia, Roberto. Resulta muy apetecible esta novela.

roberto dijo...

Te encantará, Marcos, ya lo verás.

Raúl dijo...

Una muy buena reseña, para un libro que apunta maneras.

roberto dijo...

Hola, Raúl, la reseña es regulera, pero el libro es muy bueno.

Claudio dijo...

Le tengo echado el ojo desde antes que saliera, pero aún no ha caído. La literatura pulp española siempre me ha fascinado. Grande, Panadero.

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Me encanta la portada. Ese rollo vintage, ya sea en cifi o negro como en este caso o el género que sea es grande.

roberto dijo...

Ya lo sabes, Claudio, Panadero es mucho Panadero.

roberto dijo...

La portada es fantástica, como todo el libro. Pily B. edita que da gusto.
Y esta novela es una auténtica gozada, tanto en la forma como en el contenido.

Siona dijo...

Desconozco totalmente a Panadero...me entraron ganas....saludos!

roberto dijo...

Pues no lo dudes, Siona. Es un libro apasionante.

Ursula K dijo...

Me ha gustado mucho la reseña, seguro que el libro merece la pena, a ver si lo encuentro por ahí

roberto dijo...

Te gustará, Ursula, seguro que sí.